Un grupo de investigadores y docentes pertenecientes a Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Facultad de Educación de Bilbao, de la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea, analizaron la importancia de las experiencias generacionales para combatir la soledad tanto en jóvenes como adultos dentro de la población.

 

Entre los hallazgos, los académicos afirman que dada la creciente longevidad en las personas y la cada vez mayor vitalidad en las personas mayores, el activo social mundial se amplía, así como el foco en la evolución de la estructura familiar. Lo cual deriva en un modelo de integración social natural, considerando la familia como la estructura social básica.

 

Según los investigadores, si a ello se añade el componente migratorio, y con ello la perdida del vinculo de familia extendida, sentimientos de soledad y aislamiento aparecen especialmente entre jóvenes y personas mayores, perdiendo el sentido de pertenencia en este camino.

 

Organizaciones Intergeneracionales

Dado lo anterior, nuevas experiencias y organizaciones intergeneracionales fueron una respuesta creciente, según señalan los investigadores. De este modo, en “estos espacios compartidos las diferentes generaciones se relacionan entre sí para reforzar los lazos sociales y fomentar una comunicación positiva que fomente la memoria compartida y la solidaridad. A través de estas experiencias intergeneracionales se posibilita la creación de sociedades igualitarias y abiertas para todas las edades. Es decir, las experiencias intergeneracionales sirven como puente entre diferentes generaciones y brindan beneficios individuales y sociales” afirman los investigadores españoles

Algunos ejemplos de estas iniciativas que ofrecen cursos asi como actividades en Europa son:

 

Innovative education in the field of intergenerational cooperation support.